¿ Y tu de quién eres?

publicado en: Noticias | 0
Últimamente se van sucediendo noticias inquietantes sobre la pesca a nivel nacional, todo comienza con la prohibición de la pesca al jigging y currican de fondo desde embarcación en las Islas Canarias que se publico en el BOE A-2015-13003 del 01 de diciembre del 2015.
Posteriormente el 1 de marzo de 2016 se aprobó la Sentencia 637/2016 en la sección quinta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo por la que se prohíbe pescar deportivamente especies como el lucio, la trucha arco iris, el salvelino o el Black Bass.
Y al parecer este tipo de acciones van a seguir llevándose a cabo sin tener en cuenta la importante comunidad que se encuentra detrás de la pesca. Es entonces cuando podemos hablar de familias enteras que llevan generaciones trabajando y haciendo de la pesca deportiva su método de sustento y de aficionados al deporte de la pesca que ven como algo a lo que han dedicado toda su vida está en peligro.
Como pescadores deportivos puede ser que hayamos llegado a este punto porque no hemos querido, podido o sabido defender los valores que la practica deportiva de la pesca conlleva. Estamos cansados de leer declaraciones y cruces de acusaciones entre pescadores profesionales, deportivos y ecologistas buscando culpables y no soluciones.

 

¿Acaso un pescador deportivo o profesional no puede ser ecologista?
Hay un refrán que dice que no hay tonto que se quiera mal, pero en este caso invito a los tres colectivos mencionados a hacer una reflexión sobre la inteligencia de sus actos acusatorios y disputas. Nos daremos cuenta que hemos cogido el camino fácil, culpar a los demás y que en muchos casos nos llevan a contradicciones como:
  • Un pescador deportivo que realiza una captura y suelta de un gran ejemplar y es criticado por otros pescadores deportivos. Y en el peor de los casos se mofan diciendo que es tonto por no llevárselo a caso o peor aún venderlo para ganar dinero y luego critican al pescador profesional.
  • Pescadores profesionales que utilizan artes de pesca ilegales, o pescan inmaduros, especies vedadas y se justifican diciendo que hay que comer de alguna manera sin considerar las consecuencias de sus actos y luego critican al pescador deportivo. Pan para hoy, hambre para mañana.
  • Ecologistas que defienden y protegen el derecho a la vida mientras para sobrevivir han de acabar con la vida de animales y plantas para alimentarse. Es la naturaleza, y no me refiero a la humana, la que nos obliga a afrontar esta cruenta realidad que nos obliga a matar para sobrevivir y que intentamos por todos los medios no aceptar. Y luego critican la practica de la pesca aunque come pescado.

Estos son algunos ejemplos que nos pueden ayudar a darnos cuenta de que hay una cosa clara y es que todos necesitamos de un medio natural sano para sobrevivir y disfrutar de la vida tal y como la entendemos.

Por ello no entiendo como, independientemente del grupo en el que te puedas identificar, no diferenciamos entre los dos tipos de personas que existen y nos unimos en dos grupos que distinguiríamos como:

  • Los inteligentes: Los que saben entender que su sustento, afición o necesidades pasan porque entre todos respetemos el medio ambiente.
  • Los incultos: Los que no saben, no quieren o no han tenido oportunidad de entender que si no respetamos el medio ambiente llegará el momento en que ni peces, ni dinero, ni vida y a los que deberíamos entre todos enseñar y obligar a actuar correctamente.
Quizás de esta manera podríamos dedicar nuestros esfuerzos a cosas más productivas de las que las hemos hecho hasta ahora.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *