Cronica: I Open de Pesca Ciudad de Marbella.

publicado en: Noticias | 0
Con motivo de la Semana del Mar se celebró el pasado domingo 22 de mayo el I Open de pesca en Kayak Ciudad de Marbella al que se desplazaron dos vivokayistas Vicente Guisado y un servidor (José Luis Salvador).
Ambos decidimos madrugar el sábado para salir desde Almería y probar un poco la zona durante la mañana del sábado. Tras el viaje llegamos a Marbella sobre las 10:00 de la mañana y nos echamos al mar en la cala que hay junto al puerto pesquero.

Estábamos un poco desconcertados debido a que en la prueba tendríamos que sumar 5 centímetros a las tallas mínimas que establece la Federación Andaluza de Pesca Deportiva. Nuestra sorpresa fue que en menos de 18 metros de fondo conseguimos capturar algunas mojarras de daban de sobra la talla exigida para el concurso y quedamos sorprendidos por el tamaño de algunas baquillas que superaban sin problemas los 21cm que era el mínimo exigido para ellas en el concurso.

No pudimos alargar mucho la prueba porque pronto apareció un fuerte levante que nos invitó amablemente a que saliéramos por palas de allí.
Al llegar a tierra y tras un laaaaaargo paleo llamamos a Pablo Calatayud del KFV para ver dónde se encontraban y para nuestra alegría ya se encontraban en Marbella. No tardamos en encontrarnos y vivir el primero de los encuentros con nuestros amigos Jesus, Pablo y su encantadora pareja. Era la hora de comer y tuvimos la suerte de tener como anfitriones para ello a Francisco (Maúro y su familia). La comida fue tan maravillosa que Vicente y yo nos saltamos la cena, que estupenda sartená de papas, con ensalada, boqueroncitos fritos y rabo de toro que finalizamos con un helado en la heladería Miraflores a la que os invitamos a parar para disfrutarlos.
Llegada la tarde decidimos bajar a al puerto deportivo para ver la exposición que tenían montada los patrocinadores y allí nos encontramos con muchos amigos más y tuvimos la suerte de conocer a nuevos pescadores en kayak como los integrantes del Calavera Kayak.
Debido al madrugón no pudimos aguantar mucho y nos retiramos para descansar y estar en condiciones para remar el domingo.
El día de la competición amaneció con un tiempo inmejorable, nada de viento y el agua hecha un plato. La salida fué puntual y numerosa, remamos hasta alcanzar la profundidad que buscábamos y no tardaron en llegar las picada, increíble la actividad que hay en esta zona que me recordó a Estepona. Aparecían mojarras, sargos, brecas y besugos de buen porte que se sucedían con algunas especies que no entraban a concurso como arañas, jureles y bogas.
Imagen de Calavera Kayak
La prueba trascurría con normalidad hasta que a ultima hora apareció un viento de poniente que levantaba olas de considerable tamaño por lo que la prueba se dio por finalizada.
Llegábamos a puerto comentando que la pesca había estado bastante bien y esperando ver los resultados que habían tenido el resto de los participantes. A priori parecía que habíamos sido afortunados y que podríamos haber cosechado unos buenos resultados.
Pero yo cometí un error de bulto al confundir la medida mínima del besugo que debía ser de 23 centímetros, midiéndolos a 21 y al presentar 3 piezas menores a los 23 cm, quedé descalificado.
Aun nos quedaban esperanzas de cosechar una buena posición ya que Vicente llevaba una importante cantidad de pescado. Al llegar su momento en el pesaje fué también descalificado por presentar 3 besugos que no llegaban a los 23cm, aunque los suyos se quedaban en los 22,8 el que menos. Vicente a diferencia que yo si había medido los besugos en su medida correcta 23cm. por lo que no podía creer lo que estaba pasando. ¿Cómo he podido equivocarme? ¿Podrá menguar el pescado?¿Estará mál mi regla? Tras hablar con algunos pescadores experimentados nos comentaron que el pescado puede llegar a menguar en torno a 0.5cm si se deja fuera deja fuera del agua y al sol y las 3 bolsas de Vicente llevaban un buen rato esperando el pesaje al sol. No te acostarás sin saber una cosa más jejejeje ¡¡La que has liado pollito!!
Ambos quedamos un poco desanimados al ver como nuestras esperanzas de cosechar un buen resultado se habían desvanecido en un momento. La verdad que fueron unos momentos duros en los que me sentía fatal conmigo mismo por haber cometido tamaño descuido con las medidas de los condenados besugos. Y si a mi me supo mal ya que sin presentar besugo alguno podría haber quedado en una buena posición, imaginad el pobre Vicente que sin presentarlos podría haber estado fácilmente en un puesto del podio.
La estupendísima comida compuesta por una paella, pasta y pizza en compañia de nuestros amigos de otros clubes sirvió para olvidar nuestras penas y comenzar a hacer el balance que sin duda tiene un valor positivo. Ya que disfrutamos de otro fin de semana más en compañía de otros pescadores haciendo lo que más nos gusta, disfrutar viviendo la pesca en kayak.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *